‘Marte’: El náufrago del espacio

Dirección: Ridley Scott / Guión: Drew Goddard / Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Kate Mara, Chiwetel Ejiofor, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Sebastian Stan, Michael Peña, Sean Bean, Donald Glover / Fotografía: Dariusz Wolski / Música: Harry Gregson-Williams

VALORACIÓN: ★★

650_1200

Cualquier película de ciencia ficción que estrene Ridley Scott en lo que le queda de carrera va a despertar, inevitablemente, gran expectación. A pesar de que el director británico ha tenido una trayectoria bastante irregular y de que su última incursión en el género con Prometheus (2012) fue más que decepcionante, el recuerdo de sus primeros trabajos, Alien, el octavo pasajero (1979) y Blade runner (1982), sigue teniendo una fuerza superior a todo lo demás.
En esta ocasión, las cosas han salido algo mejor que la última vez. Con un divertido y bien armado guión de Drew Goddard, director de la original La cabaña en el bosque (2012), Marte es una emocionante aventura de superación personal, muy similar a cualquier historia de naufragio pero con la peculiaridad de transcurrir en el planeta rojo. Durante una misión tripulada, el astronauta Mark Watney (Matt Damon) es dado por muerto y abandonado por la tripulación. A partir de aquí, se verá obligado a recurrir a su ingenio para mantenerse con vida y encontrar la manera de comunicarse con la Tierra.

Humor, optimismo y entretenimiento

La película, de más de dos horas de duración, tiene un pulso narrativo perfecto, combinando hábilmente las tramas de ambos planetas y consiguiendo un ritmo adecuado a una historia que no resulta fácil de contar. Además, evita caer en el dramatismo barato o en la inverosimilitud. En realidad, la propuesta está llena de humor y un optimismo, francamente, contagioso.
Parte del mérito reside en el trabajo de su actor protagonista que, guste o no a sus detractores, destila carisma en cada plano. Damon es Robinson Crusoe en versión youtuber y, a la vez, yerno perfecto y héroe incansable.
La cinta contiene referencias a 2001: Una odisea del espacio (1968) y Gravity (2013) sin ánimo, no obstante, de resultar trascendental o angustiosa, al contrario, demostrando un gran sentido del entretenimiento y de la emoción para todo tipo de públicos. Si acaso, podría acusar cierta ingenuidad en su desarrollo, sobre todo en cuanto a sus devaneos geopolíticos y un ligero aroma a manual de autoayuda. Pero, en cualquier caso, nada de todo eso puede estropear su fantástico empaque visual, su inteligente dosificación y una banda sonora llena de éxitos de los años 70 y 80 acordes con la ironía y el buen rollo del filme.
PUBLICADO EN: El Cotidiano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s