‘Truman’: La amistad masculina

DIRECCIÓN: Cesc Gay / GUIÓN: Cesc Gay y Tomás Aragay / REPARTO: Ricardo Darín, Javier Cámara, Elvira Mínguez, Javier Gutiérrez, José Luis Gómez, Pedro Casablanc, Dolores Fonzi / FOTOGRAFÍA: Andreu Rebés / MÚSICA: Nico Cota y Toti Soler

VALORACIÓN: ★★

truman-cesc-gay-javier-camara-ricardo-darin--644x362 (1)

Así como Almodóvar se ha especializado, a lo largo de los años, en el universo femenino, regalándonos en sus películas un amplio abanico de mujeres de toda índole, el director Cesc Gay parece haber tomado la responsabilidad de encargarse él, personalmente, de hacer lo propio con el sector masculino. Después de la ya de por sí muy viril Una pistola en cada mano (2012), da un paso más allá en su acercamiento al universo emocional de los hombres, tan torpes con lo que respecta a sus propios sentimientos. En Truman, Tomás (Javier Cámara), un matemático que vive en Canadá, viaja a Madrid para despedirse de su amigo de la infancia, Julián (Ricardo Darín), un actor argentino enfermo de cáncer terminal.
El filme equilibra prodigiosamente la comedia y el drama, aproximando al espectador a la realidad más pura, sin tapujos y sin caer ni en la frivolidad ni en la cursilería. Se trata de una historia muy dura contada con maestría que entra muy suavemente pero no esquiva ni adorna su lado más triste e inevitable.

Los matices de Darín

Sin duda, más allá del inteligentísimo y sutil guión de Cesc Gay (escrito junto a su colaborador habitual Tomás Aragay), el éxito de una propuesta emocionalmente tan comprometida reside sobre las espaldas de sus actores. Especialmente, Ricardo Darín demuestra una entereza brutal frente a un papel complejo al que sabe llenar de matices y con el que, como es habitual en él, desborda carisma. Frente a esto, Javier Cámara no puede hacer otra cosa que dejarse llevar por él y, así, cumple su cometido con nota, estando a la altura de las circunstancias y asumiendo que el lucimiento es de otro.
Además de ellos dos, por la cinta circulan toda una serie de secundarios de lujo que hacen del producto una jugada redonda. No podemos olvidar también a ese perro tan importante en la trama y que da título a la película: un personaje más que participa de muchos de los mejores momentos de este viaje anímico de cinco días.
En definitiva, nos encontramos ante una exhibición de talento en todos los sentidos y un deslumbrante canto a la vida contado desde la honestidad, la madurez y un elegante sentido del humor que deja una huella profunda e inolvidable.
PUBLICADO EN: El Cotidiano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s