‘Batman v Superman: El amanecer de la Justicia’: Duelo de titanes

Batman_v_Superman_El_amanecer_de_la_Justicia-728293826-largeNo deja de ser injusto que, según la sensación generalizada, se diga que Warner está tratando con los cómics de DC de seguir la estela del éxito cinematográfico de Marvel pero con menos fortuna en sus resultados. Si lo pensamos detenidamente, hasta la llegada del Spiderman de Sam Raimi en 2002, para el imaginario cinéfilo solo existían dos grandes superhéroes: Batman y Superman. Además de esas décadas de reinado en solitario, debemos reconocer también que, probablemente, algunos filmes protagonizados por uno de estos dos personajes, respectivamente, se encuentren todavía entre lo mejor del género, por no hablar de cómo lo han marcado desde sus inicios (Tim Burton, Richard Donner) y aún recientemente (Christopher Nolan).
La presente adaptación dirigida por Zack Snyder está llena, como suele pasar, de buenas ideas y perspectivas muy interesantes. Sin embargo, su tramo final deja claro que la película queda desbordada por sus propias pretensiones y termina por no saber lo que nos está contando (puesto que quiere ser demasiadas cosas a la vez). A pesar de que nos obligan a presenciar por enésima vez la muerte de los padres de Bruce Wayne, lo cierto es que la primera hora de la cinta es estupenda. El conflicto está bien planteado y su desarrollo promete.
El problema empieza cuando, de pronto, se desdobla en varias películas a la vez una incrustada encima de la otra con sus clímax inconexos. La narración se entorpece y el interés se diluye. Y es que nos encontramos con, por lo menos, tres propuestas simultáneas: la secuela de El hombre de acero (2013), la presentación del nuevo Batman y el capítulo previo a La liga de la justicia. Todo esto perjudica una estructura caótica que el montaje no puede salvar, llena de momentos prescindibles que más sentido tendrían en una apartado extra de la edición en Blu-ray. Lo peor es que, con todo, no tiene tiempo de resolver el enfrentamiento tan bien planteado al inicio y huye a la desesperada con una solución ridícula e inverosímil.
Finalmente, y para sorpresa de todos, el trabajo del denostado Ben Affleck acaba siendo de lo mejor del filme, junto a una Gal Gadot en el papel de Wonder Woman realmente carismática. Una vez más, se desperdicia el talento de Amy Adams (quizás la mejor actriz del reparto junto a Jeremy Irons) interpretando a una Lois Lane torpe, lenta de reflejos y que no aporta nada. Aunque eso es preferible a la sobreactuación de Jesse Eisenberg, totalmente fuera de tono en su decepcionante Lex Luthor.
Por lo demás, cae en los mismos errores en los que productos similares han caído recientemente, como el exceso de épica y la escasez de sentido del humor; solo un par de diálogos ingeniosos refrescan un poco el ambiente y se echan en falta más. Snyder no hace un mal trabajo, teniendo en cuenta la dificultad de su gesta, aunque tenía suficientes elementos sobre la mesa como para explicar una historia compleja y profunda… y, al final, se queda la mayor parte del tiempo en lo estético. Claro que esto no es la primera vez que le pasa. Y, probablemente, tampoco será la última.
PUBLICADO EN: Culturamas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s